Testimonios

Tener un hijo a los 40 años… En Chile.

Tatiana Chiu M.

Hace un poquito más de un año me embaracé y hace 4 meses y unos cuantos días que tengo conmigo a lo mejor que me ha pasado en la vida, mi bebé bello maravilloso, mi Matías (que significa regalo de Dios).
Hace un par de años que mi familia y amigos me preguntaban si quería ser mamá y mi repuesta era que sí lo iba a ser, a como diera lugar. Al parecer todos me tenían fe como madre. Como los tiempos han cambiado y la verdad no me veo de la edad que tengo, yo misma me puse el plazo de los 40 años.

Hoy hay muchas mujeres que se embarazan a esta edad, ya no es tan riesgoso. Si no lograba ser mamá de forma natural, siempre tuve en mente adoptar.

Mi ritmo de vida era muy distinto al actual, soltera, independiente, sociable, o sea buena para los carretes y eventos sociales. A mi pareja lo conocí celebrando su cumple. Al principio teníamos una relación casual, sin compromisos. Ambos grandecitos, con nuestros temas bien claros y los dos dispuestos a pasarla bien y disfrutar el ahora. Una noche entre copete y copete me preguntó porque no había sido mamá. La conversa de mi lado fue un poco intensa, con mucho sentimiento (quizás el copete ayudó), muy sincera, pero también fui muy bien acogida. Sí quería ser mamá, pero no estaba preparada para mi nueva relación. Mi quiebre anterior me había dejado malita, precisamente por la edad y la proyección de familia, pensaba que ya no iba a poder, que no me iba a embarazar de alguien solo por ser madre (aunque más de una vez lo pensé). Mi pareja también me dijo que le gustaría ser nuevamente papá (ya tenía 2 hijos). Siguió nuestra relación de forma más estable. Comencé a hacerme exámenes para ver cómo estaba el interior para embarazarme, ya que el envase estaba bien, mi pareja también se realizó exámenes, a pesar que tiene más arrugas que yo, se ve igual bien.
Antes de tener los resultados ya estábamos embarazados.

El primer médico que vimos me aniquiló: me llamó la atención por haberme embarazado a esta edad, que si no conocía los riesgos, que iba a pasar este embarazo en cama, etc., etc. Me dejó aterrorizada, tenía miedo, me estresé, pensé que no sería capaz de darle a mi hijo todo lo que necesitara, me sentía incapaz de disfrutar el embarazo, con todo y el tema hormonal me volví loca, de manicomio, ni yo me reconocía. Sufrí mucho e hice sufrir mucho a mi pareja. Terminamos en el sicólogo y casi acabamos la relación. Pero un día, después de mucho sufrir, bajé la guardia, le pedí que siguiéramos, que hiciéramos lo mejor para nuestro bebé. Desde entonces todo cambió, logramos revertir el daño que nos hicimos, tuve un embarazo maravilloso, increíble, me sentía y me veía feliz, mi guatita era perfecta, mi cuerpo se veía precioso embarazado!!

Cambié de médico y llegamos a la semana 38, tenía la presión un poco alta, y él sugirió pensar en una cesárea, el bebé era grande, pero yo solo quería parto vaginal, y mi querida Cotty me contuvo, me dio tranquilidad. Así llegamos a la semana 40 y a mi parto. Fue un día sufrido, adolorido, pero muy esperado. Mi Cotty estuvo todo el tiempo a mi lado y realmente me daba mucha calma y seguridad su presencia. Llegamos a dilatación completa, pero mi gordito no se encajó, y terminamos en cesárea, al fin pude conocer a mi hijo y tenerlo en mis brazos, todo salió bien, Matías pesó 4,030 kg. y midió 54,5 cm, fue una tremenda guagua, pero sanito, sanito y precioso. Lamentablemente solo pude darle un besito y se lo llevaron, los dos estábamos agotados y un poco afiebrados. Después de 2 horas lo tuve conmigo y pude derretirme en sus ojos, darle pecho y seguir contemplándolo, era y sigue siendo precioso!!!
No existen palabras que se puedan utilizar para describir lo bello que es ser madre. Como se puede amar tanto!! Es lo mejor que me pudo pasar en la vida!!!
Luego del parto, todo bien, me recuperé rápidamente, mi cicatriz es mínima y ya nadie puede decirme algo de embarazarse a los 40 Años!!!
Muchas gracias a mi Cotty, al Dr. Pinto y a todos quienes me cuidaron en la Clínica Tabancura!!