Testimonios

La práctica del psicólogo en un servicio de urgencias médicas. (Aproximaciones basadas en la experiencia).

Denisse Teillery Baladrón
Psicóloga de Enlace Hospital de Urgencia Asistencia Pública

Nota de redacción: El siguiente trabajo fue presentado por la Sicóloga Sra. Denisse Teillerie, sobre la labor desarrollada por los sicólogos del Servicio de Urgencia de la Asistencia Pública, por ser una labor poco conocida nos parece un artículo muy interesante para nuestra página. Hemos debido editar por razones de espacio.

RESUMEN
Psicóloga de Enlace Hospital de Urgencia Asistencia Pública. El quiebre inesperado de la salud junto con los fenómenos psíquicos que este conlleva, es un hecho cotidiano en los pacientes que consultan al servicio de urgencia del Hospital de Urgencia Asistencia Pública. Salas de espera saturadas, dolor físico y sensación de muerte inminente generan un ambiente sobrecogedor, que establece la necesidad de incorporar un profesional de la Salud Mental que apoye y contenga en dichos espacios.
Es a partir de aquello, que durante el año 2006 a travéśs del proyecto de mejoramiento de entrega de información del Minsal, se concreta la inserción del equipo de Salud Mental en el servicio de Urgencias de nuestra Institución, con el fin de apoyar y contener a los usuarios que se han visto sobrepasados por las circunstancias que emergen en el lugar.

El quiebre vital producido por un accidente automovilístico, así como la grave descompensación de patologías crónicas son eventos que pueden ser vivenciados por los afectados como un elemento disruptivo, que desencadenan situaciones de inquietud e incluso violencia. En dichos términos, la intervención del psicólogo ha resultado ser un elemento de vital importancia que contiene desde otra esfera y aporta elementos que han posibilitado el reconocimiento y valoración de aspectos emocionales que están estrechamente vinculados al malestar de los pacientes.

La alta y mediana complejidad los usuarios trae consigo una serie de fenómenos donde la violencia y el temor a la perdida son elementos constantes que involucra al todo sistema hospitalario, por lo que el rol de un psicólogo que apoye en dichas instancias cada vez se hace más imprescindible.
A partir de ello, durante el año 2006 comienza a vislumbrarse aquella necesidad como un hecho consumado. A través del proyecto sobre mejoramiento de entrega de información, establecido por el Ministerio de Salud se inserta en el servicio de Urgencias dos profesionales de las ciencias sociales, quienes tendrán como objeto generar el Enlace efectivo a nivel de la información, entre el equipo de salud y la familia del paciente.
Dentro de este mismo alcance, es pertinente diferenciar al psicólogo que ejerce en la urgencia de un hospital, con la imagen que compartimos de modo colectivo. El profesional en los hospitales generales, ha tenido que redefinirse en cuanto a su quehacer, para un trabajo interdisciplinario y acorde a las expectativas de la institución.

EL ROL DEL PSICÓLOGO EN LOS SERVICIOS DE URGENCIA
El sicólogo, no se encuentra en un box de atención detrás de un escritorio esperando la llegada de pacientes, sino que debe tener la capacidad de adaptarse a los cambios y ritmos de dicho recinto, actuando en salas de espera, pasillos o de pie junto a una camilla, sin dejar de lado aquellos casos donde se requiera de un espacio que resguarde la intimidad en caso de que el motivo de atención lo amerite. ( Lorente F.,2005)

EL PACIENTE
Tanto el paciente como su familiar, han sido despojados de su condición particular de individuo para pasar a ser uno de los tantos pacientes graves que esperan de atención. El dolor físico como el dolor psíquico se conjuga con la pérdida simbólica de la Salud, sintiéndose vulnerables al medio al entregarse enteramente a manos del equipo de salud. Esto puede ser aún más complejo, al saber que su vida puede verse puesta en riesgo por su estado de salud, generándose fantasías de muerte y destrucción que afectan su concepto de la realidad, poniendo en juego sus capacidades para afrontar el evento.
Junto a ello, existen casos donde lo que prima es la urgencia psiquiátrica, que son en su mayoría derivados a la atención de psicología de enlace con el fin de evaluar, definir y derivar dependiendo de la complejidad de cada caso. Esto al igual que los fenómenos anteriormente indicados, no deja de menoscabar al paciente por el carácter imperativo de su sintomatología.

FAMILIARES Y ACOMPAÑANTES
Tanto la familia como los acompañantes de un paciente ingresado en el servicio de urgencia, se ven afectadas por la incertidumbre y desolación de encontrarse ante el riesgo de perder a un ser querido.
A diferencia del fenómeno mediático que genera un despliegue de recursos para el apoyo de la comunidad afectada en Desastres, La familia del paciente se ve insertada en el anonimato de la urgencia. La falta de entrega de información sobre el estado del paciente, o la espera propia de la atención en unidades de gran demanda invocan un grado de desesperación que en muchas ocasiones se torna en eventos de violencia cuando ésta es mal manejada por el equipo sanitario.
En dicho aspecto el psicólogo debe tener las competencias necesarias para entender que los acompañantes se ven afectados por la situación en que se encuentra el paciente y que el modo en que estos reaccionan, se debe a una multiplicidad de factores más que una reacción antojadiza por parte de ellos.
Asimismo es importante entender que en aquellos momentos donde el médico accede a entregar información sobre el estado y pronóstico del paciente, la familia se ve en ocasiones sesgada por el uso de tecnicismos o por el estado afectivo en el que ellos se encuentran; Originando malos entendidos o falsas expectativas que muchas veces se traducen en reclamos hacia el sistema.

EL EQUIPO DE SALUD
Las características de nuestro entorno asistencial, la falta de recursos humanos y físicos junto con las demandas urgentes de atención hacen que la aparición de situaciones conflictivas sean reiteradas poniendo en riesgo a nuestros pacientes y personal de trabajo.
Si bien, nuestro trabajo se ve orientado en la mayoría de las ocasiones al apoyo de los usuarios, no podemos negar la complejidad con que se ven diariamente interpuestos los equipos de primera respuesta y que muchas veces son proyectadas a quienes por primera vez tienen contacto con ellos, nuestros pacientes.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:
Orientados al paciente:
Desplegar herramientas psicológicas de atención en crisis, haciendo frente a las situaciones de urgencia intentando fortalecer la conducta adaptativa del implicado.
Apoyar en la restauración del funcionamiento previo.
Si bien entendemos que la violencia en el lugar de trabajo atenta contra la dignidad y el buen desempeño de nuestros funcionarios. Esto equivale tan solo a la expresión de un síntoma sobre el desgaste y el trato poco humanizado que mantenemos con quienes consultan.
El deterioro propio de las jornadas establecidas en turnos de 12 horas, así́ como el contacto insitu con la muerte, generan un grado de despersonalización que es vivenciado como un elemento funcional para trabajar en el recinto. Al contactarse afectivamente con la historia personal de los pacientes, el funcionario se desvincula y genera rechazo frente al temor de verse sobre involucrado y no poder responder al próximo paciente.
A partir de esto, nuestra intención de propiciar un clima donde se desplieguen las ansiedades en un contexto que resguarde la intimidad del funcionario, ha sido uno de los objetivos de nuestra institución.

DECISIONES DEL PACIENTE
Atender consultas pertinentes a la especialidad de Salud Mental, tales como intentos suicidas, trastornos por abuso de sustancias, síndromes ansiosos, etc.
Gestionar redes para el ingreso de atención especializada.

Orientados a la familia y acompañantes del paciente:
• Orientar e informar sobre los procedimientos médicos realizados a sus pacientes
• Contener emocionalmente a los familiares de pacientes ingresados
• Acompañamiento ante la entrega de malas noticias
• Apoyo y orientación en procedimientos para pacientes fallecidos

CONCLUSIONES
La incorporación del psicólogo en un equipo de urgencias médicas responde al esfuerzo de instituciones que reconocen la necesidad de contar con un profesional que facilite la relación médico-paciente en los momentos donde la salud de estos últimos, se encuentra en crisis.
Tras los cambios en el modelo de atención en salud, se ha puesto en evidencia que la inclusión de personal capacitado que apoye frente a la situación de crisis es trascendental y que al ser oportuno, trae beneficios para el paciente, la familia y el equipo de salud.
En base a lo referido, es pertinente admitir que el modelo de atención psicológica en los servicios de urgencia, cada vez se hace más necesario debido al aumento de accidentes y saturación de los espacios de atención.
Percibimos que resta mucho por definir, pero tenemos la convicción que el campo de la psicología en los servicios de urgencia, es un tema que por su impacto podría tener mayores adherentes.

 

Ps. Denisse Teillery Baladrón
Psicóloga de Enlace Hospital de Urgencia Asistencia Pública
ps.teillery@gmail.com
El trabajo completo puede ser revisado en http://www.cuadernosdecrisis.com/docs/2015
numero14vol1 2015 práctica psicólogo servicio urgencias.pdf