Colposcopía

COLPOSCOPÍA

A raíz de la presencia del virus Papiloma Humano en un porcentaje importante de la población chilena, alrededor del 16%, se está realizando con bastante frecuencia la Colposcopía. Se trata de un  examen bastante desconocido para muchas mujeres, por lo que describiremos a continuación de qué se trata, cómo se realiza y qué tan fundamental es en algunos diagnósticos.

QUÉ ES?

Este procedimiento médico se realiza con un colposcopio, un microscopio especial con un sistema de lentes de aumento,  con el cual se mira dentro de la vagina y se examina detenidamente el cuello uterino (zona más baja del útero), y las zonas cercanas.
Este microscopio amplía la imagen de la parte exterior del cuello, visualizando las probables lesiones precancerosas o cancerosas de manera de hacer un diagnóstico oportuno, fundamental para que el tratamiento sea curativo. A través de este examen se pueden tomar muestras de tejido (biopsias) para estudios citológicos más detallados con el mismo propósito.
A veces, es necesaria la tinción con ácido acético, lugol, y otras, para el estudio de las lesiones.

INDICACIONES

– La Colposcopía está indicada en casos de pacientes con Papanicolaou alterados. Recordamos que el PAP debiera ser realizado como control ginecológico normal cada 3 años.
– También se realiza cuando el especialista encuentra en un examen ginecológico alguna anormalidad, tanto en vagina como en el cuello uterino o en la vulva.
– Como control de lesiones ya tratadas (antecedentes de cáncer de cuello, del útero y/o vagina).
– Cuando existen lesiones externas como condilomas, verrugas, úlceras, excoriaciones, etc.

PROCEDIMIENTO

El procedimiento es relativamente sencillo y consiste en acostar a la paciente en la camilla ginecológica, como cualquier examen pélvico, se coloca un espéculo para separar las paredes vaginales, se conecta el microscopio que lleva una luz en su extremo (este no ingresa a la vagina) y el médico tratante observa toda la zona buscando lesiones o anormalidades para realizar el diagnóstico. Si lo considera necesario aplicará anestesia local y tomará las biopsias que puedan ayudar al mejor tratamiento. En total no bebiera durar más de 10 minutos.
Posterior al examen la paciente podría sentir mareos, si además se tomaran biopsias podría presentar un sangrado leve.
El tejido obtenido se envía al médico patólogo quien realiza el análisis específico, entregando el resultado dentro de las 2 semanas siguientes.

RIESGOS

El único riesgo es de infección, aunque en general es de poca cuantía y fácilmente tratable. Podría presentarse un pequeño dolor tipo cólico, especialmente cuando se toman biopsias. En algunas pacientes se ha presentado una reacción vagal, que se expresa como hipotensión y fatiga.
Si se presenta fiebre, dolor intenso o sangrado abundante se debe consultar al especialista.

TRATAMIENTO

De acuerdo al resultado de los exámenes, se informa a la paciente y se le indica el tratamiento adecuado que, dependiendo la severidad de las lesiones, puede ir de un tratamiento médico con antibióticos y antiinflamatorios, la extirpación de un cono cervical (parte del cuello del útero), hasta la extirpación total de éste junto a otros órganos.

ed

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *