¿Qué es el acuerdo de vida en pareja?

QUÉ ES EL ACUERDO DE VIDA EN PAREJA?

Desde hace muchos años la convivencia de parejas en Chile se ha masificado, convirtiéndose en un tema importante en nuestro país, sobretodo por las dificultades que se enfrentan en diversas circunstancias como cuando uno de los dos enferma o fallece y el conviviente se ve imposibilitado de realizar trámites mortuorios, decidir herencias, custodias de hijos, visitas a centros hospitalarios, etc. El conviviente no puede tomar decisiones sobre patrimonio común cuando el otro integrante está impedido de hacerlo. Es decir, ante la ley los convivientes no tienen ningún derecho por no reconocérseles su vínculo como parentesco.
Es por estas razones  que se hacía necesario un proyecto de ley para mejorar las condiciones jurídicas y sociales de dos personas de igual o distinto sexo que, con o sin hijos, se aman, viven bajo un mismo techo y conforman una familia. En Chile hoy es la realidad de más de dos millones de personas, con o sin hijos.

HISTORIA
La regulación de las uniones civiles se realizó primero en Europa, siendo el primer país Dinamarca en el año 1989, posterior al cual han continuado alrededor de 40 países en el mundo. Sin embargo, Chile se encuentra dentro de los 15 en que recién se ha discutido el proyecto de ley, habiendo sido promulgada el día 13 de abril de este año, con el nombre de Acuerdo de Unión Civil.
A nuestro Congreso Nacional han ingresado a través de los años diversos proyectos con distintos nombres, intentado solucionar este tema que en nuestro país se consideraba pendiente, siendo este último presentado en el gobierno anterior el que finalmente ha sido tramitado.

QUÉ ES EL AVP
El Acuerdo de Unión Civil, o simplemente unión civil (anteriormente conocido como Pacto de Unión Civil, Acuerdo de Vida en Pareja y Acuerdo de Vida en Común) es, según la legislación chilena, un contrato celebrado entre dos personas que comparten un hogar, con el propósito de regular los efectos jurídicos derivados de su vida afectiva en común, de carácter estable y permanente. Está regulado por la ley 20.830 que crea el acuerdo de unión civil, promulgada el 13 de abril del 2015 y publicada en el Diario Oficial el 21 de abril del mismo año.
Este acuerdo, que puede ser celebrado por parejas de cualquier orientación sexual, confiere a sus contrayentes el estado civil de «conviviente civil» y genera los derechos y obligaciones que establece la ley, la cual regula materias tales como el régimen patrimonial entre los convivientes civiles, su situación hereditaria y la protección previsional y de seguridad social, entre otros aspectos que previamente sólo se encontraban establecidos o considerados como efectos propios del matrimonio.
La ley que crea el acuerdo de unión civil constituye la primera norma legal que otorga un reconocimiento expreso a parejas del mismo sexo dentro del derecho chileno, permitiéndoles a quienes contraigan dicha unión ser consideradas explícitamente como «familias». El matrimonio, por su parte, se mantiene definido en el Código Civil como «la unión entre un hombre y una mujer», no admitiéndose el matrimonio entre personas del mismo sexo, aunque se hubiere celebrado en otro país, ya que en tal caso no es reconocido como tal en Chile, pudiendo ser reconocidos como acuerdo de unión civil si cumplen con las reglas establecidas en la ley y sus efectos serán entonces los mismos de este acuerdo.

CÓMO HACERLO.
El AVP se constituye en una alternativa al matrimonio, es decir, está pensando y ha sido reivindicado por aquellas parejas que por distintas razones no pueden o no quieren casarse, eso sí, las parejas beneficiadas por el AVP son sólo aquellas que viven juntas.

Este acuerdo se celebra ante cualquier oficial del Registro Civil e Identificación, quien levanta acta de todo lo obrado, la que es firmada por él y por los contrayentes. Se realiza, por lo mismo, en el local de su oficina o en el lugar que señalen los contrayentes, al igual como sucede en los matrimonios civiles, siempre que se halle ubicado dentro de su territorio jurisdiccional. La mencionada acta levantada por el oficial civil, se inscribirá en un registro especial, el Registro Especial de Acuerdos de Unión Civil a cargo del Servicio de Registro Civil e Identificación.

En el acto de celebración, los contrayentes declaran, bajo juramento o promesa, por escrito, oralmente o por lenguaje de señas, no encontrarse ligados por vínculo matrimonial no disuelto o un acuerdo de unión civil vigente. Para la validez del acuerdo es necesario que los contrayentes sean mayores de edad y tengan la libre administración de sus bienes.

EFECTOS
La celebración del AVP otorga a sus contrayentes el estado civil de «conviviente civil». Con ello genera para ambos los derechos y obligaciones que establece la ley, regulándose así diversos efectos derivados de su vida afectiva en común, incluyendo la situación patrimonial.

Así, los convivientes civiles se deben ayuda mutua y están obligados a solventar los gastos generados por su vida en común, de conformidad a sus facultades económicas y al régimen patrimonial que exista entre ellos. A diferencia del matrimonio civil, donde el régimen patrimonial general es una comunidad de bienes (sociedad conyugal), en la unión civil el régimen general es el de separación de bienes, sin perjuicio de la posibilidad de pactar un régimen de comunidad.

En cuanto a la sucesión por causa de muerte, esta ley da al conviviente civil la calidad de heredero intestado y legitimario del otro, concurriendo en su sucesión de la misma forma y gozando de los mismos derechos que corresponden a un cónyuge sobreviviente; además puede ser asignatario de la cuarta de mejoras.

En cuanto a las relaciones de parentesco, establece una relación de afinidad entre uno de los convivientes y los parientes por consanguineidad del otro. También otorga al conviviente civil la misma preferencia que tienen los ascendientes para obtener el cuidado del hijo del otro conviviente.

Otorga una serie de derechos y beneficios en materia laboral y previsional, equivalentes a los que poseen los cónyuges. Finalmente, todas las inhabilidades, incompatibilidades y prohibiciones que las leyes y reglamentos establecen respecto de los cónyuges se hacen extensivas, de pleno derecho, a los convivientes civiles.

TÉRMINO
El acuerdo de unión civil finaliza de acuerdo a lo siguiente:

  • Por muerte natural de uno de los convivientes civiles.
  • Por muerte presunta de uno de los convivientes civiles. También terminará por la comprobación judicial de la muerte de uno de los convivientes civiles.
  • Por el matrimonio de los convivientes civiles entre sí, cuando proceda.
  • Por mutuo acuerdo de los convivientes civiles, que deberá constar por escritura pública o acta otorgada ante oficial del Registro Civil.
  • Por voluntad unilateral de uno de los convivientes civiles, que deberá constar por escritura pública o acta otorgada ante oficial del Registro Civil. En cualquiera de estos casos, deberá notificarse al otro conviviente civil, mediante gestión voluntaria ante el Juzgado de Familia competente.
  • Por declaración judicial de nulidad del acuerdo.
  • ley de acuerdo de vida en pareja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *