El apego

El apego es el vínculo más importante y profundo que establecemos los seres humanos y se da una pareja, hermanos o entre un niño y sus padres. El recién nacido es uno de los más desvalidos al nacer, en la escala animal todos ellos cuentan con alguna capacidad al nacer que les permite en muchos casos sobrevivir sin el apoyo de sus progenitores, sin embargo, los niños necesitan en forma vital a su madre, para alimentarse, para su aseo y confort, para el abrigo, etc. Pero tal como hemos descrito en otros artículos, una de las cosas más importantes, más allá de las acciones concretas que se realicen, es la persona que las lleva a cabo. Es decir, no importa quién proporcione al niño todo lo que necesita vitalmente (sean sus padres, familiares o cuidadores), lo fundamental es el amor, dedicación y cariño que ponga en cada una de ellas.
En la actualidad en nuestro país contamos con una ley que permite 6 meses de post-natal y da la oportunidad al padre para que cuiden a sus recién nacidos en el caso que la madre no puede hacerlo. En este contexto toma mucho más relevancia el entender claramente el concepto de apego, y el por qué es fundamental satisfacer esta relación y entenderla como la más importante necesidad del niño. Incluso en ausencia de cualquiera de los padres puede existir otra persona quien tome el rol parental, lo relevante es comprender que los recién nacidos necesitan un ser humano cercano que los cuide y los atienda con mucha paciencia y cariño.
Parte de esta comprensión y atención es derribar para siempre algunos de los mitos que se siguen repitiendo hasta el día de hoy:
Mito 1: Los recién nacidos se “mal acostumbran” por tomarlos en brazos.
Mito 2: Los niños alimentados con lactancia artificial no pueden tener un buen apego.
Mito 3: Hay que dejarlos llorar para que formen hábitos pronto.
Como estas creencias existen muchas otras, más o menos conocidas por todos, que tampoco contribuyen a un desarrollo armónico de este nuevo ser humano.
Según el Psicólogo Felipe Lecannelier el apego es fundamental por lo siguiente:
“Primero, el apego es una necesidad biológica que todos los seres humanos tenemos (de igual importancia que comer o respirar), esto quiere decir que los niños (y los adultos) necesitan vivir vinculados a otras personas que los cuiden y los quieran.
En segundo lugar, el apego es importante porque es el “espacio vital
de crecimiento del niño”, es decir, que la calidad del apego que reciba el
niño/a va a influir en cómo se comportará y desarrollará en el futuro.
Finalmente, el apego es lo que da al niño un sentido de seguridad,
autoestima, confianza, autonomía y efectividad para enfrentar el mundo,
de acuerdo a la calidad afectiva que reciba de sus padres”.
Teniendo en cuenta todos estos elementos es muy importante aclarar que el apego no incluye todas las instancias de crianza y relación que se establecen con el niño/a. El apego se forma específicamente en aquellos momentos donde ellos sienten o expresan algún malestar (sea porque se sienten solos, están enfermos, se hicieron daño, etc.) y el modo cómo los padres calman ese malestar. En otras palabras, el apego es una relación afectiva estable, duradera, íntima que determina en gran parte el desarrollo presente y futuro del niño/a, y que se forma en los miles de momentos en donde un infante expresa su necesidad de ayuda y lo que los padres o cuidadores hacen con ese malestar.

De una forma más clara y directa es posible afirmar entonces que la calidad del apego que los hijos establecen con uno está determinada por el modo como se suele calmar los diversos malestares que pueden sentir o vivir. Si, por ejemplo, un niño se cae, llora y los padres lo retan, o si a un bebé se lo deja llorar por mucho tiempo, o si se deja solo a un niño o niña por largos periodos, todos esos son formas de enfrentamiento que no calman necesariamente al niño, sino que pueden producir aún más malestar, por lo cual serían modos inadecuados de establecer apego.

post parto apego

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *