La sexualidad y el Climaterio

LA SEXUALIDAD Y EL CLIMATERIO

GENERALIDADES
Mucho se ha escrito o hablado sobre lo que significa la menopausia en la vida de la mujer, y compartimos absolutamente la mayoría de los conceptos que se postulan, de acuerdo a nuestra experiencia como Matronas.
La Menopausia es tal como ya lo hemos compartido en otros artículos, la última menstruación de la mujer y como tal representa el término de su etapa reproductiva. Esto que en algunas personas puede ser el feliz término a una etapa cumplida, para otras representa un motivo de pena o angustia,  por el paso de la “juventud a la madurez-vejez”, o porque hay un signo claro de cambios corporales, hormonales y generales que producen molestias o alteraciones en la vida de la mujer.
Frecuentemente no se establece diferencia entre la Menopausia y el Climaterio, pero es importante definir que la Menopausia es la última regla y el Climaterio es el período anterior y posterior a dicha circunstancia, pudiendo extenderse este hasta por 10 años. La menopausia se presenta alrededor de los 50 años, considerándose precoz si aparece antes de los 40 años y tardía si ocurre después de los 55 años.

SINTOMATOLOGÍA
Con el paso del tiempo se va produciendo una disminución en la función ovárica, que genera paulatinamente el descenso de los Estrógenos (hormonas femeninas  encargadas de los caracteres sexuales secundarios -el vello púbico, los senos-, y de regular el ciclo menstrual, entre otras funciones), estos ocasionan una serie de signos y síntomas, bastante molestos para la mayoría de las mujeres.
Bochornos.- Generalmente se presentan a los dos años posteriores a la menstruación y pueden permanecer hasta por 5 años (en un 25% de los casos). Estos se caracterizan por apariciones súbitas de calor especialmente en la parte superior del cuerpo, por espacios cortos de tiempo y sin ninguna razón que los ocasione. En algunas mujeres van asociados a sudoraciones fácilmente visibles, que cuando ocurren en la noche provocan insomnio, alteraciones del sueño, y como consecuencia cansancio e irritabilidad durante el día.
Pérdida de masa ósea: Se produce fragilidad ósea y Osteoporosis en un importante número de mujeres, que se refleja por el aumento de fracturas por caídas en este período especialmente de columna, caderas y muñecas.
Alteraciones de la mucosa vaginal: La disminución paulatina de la función ovárica, con la consecuente disminución de Estrógenos, provoca que se produzca atrofia, sequedad, acortamiento y estrechamiento de la vagina, que genera Dispareunia (dolor durante el coito) y por lo tanto disminución de la frecuencia de las relaciones sexuales. Una de las formas demostradas de prevenir esta afección es mantener sin alteraciones la frecuencia de relaciones sexuales, por cuanto es la mejor manera de conseguir una buena lubricación, ya que la actividad optimiza la lubricación local.

OTROS SÍNTOMAS
Se describen muchos síntomas como propios de este período, sin embargo no se ha demostrado que sean atribuibles a la disminución de los Estrógenos, como cambios en el estado de ánimo, sentimientos depresivos, cambios en el humor, pérdida de interés sexual, etc.
Por la edad en que se presenta este período, alrededor de los 50 años es que se pueden relacionar los síntomas descritos con la etapa de vida que está viviendo la mujer, generalmente el crecimiento y alejamiento de los hijos, el reencuentro con su pareja sin obligaciones y con mucho tiempo libre, el término de la vida laboral, la aparición de enfermedades como diabetes, hipertensión arterial, aumento del colesterol, obesidad por sedentarismo etc., todas estas circunstancias que generan un cambio en la dinámica habitual de la vida ocasionan una serie de cuestionamientos, dudas, aprensiones y miedos que favorecen la aparición de estos síntomas y estos a su vez potenciando lo anterior.

TRATAMIENTO
Durante muchos años se han utilizado suplementos hormonales para tratar a la mujer durante este período, básicamente para aliviar la sintomatología que en algunos casos puede llegar a afectar negativamente la vida en su totalidad, sin embargo en enero de 2004 la Agencia Española del Medicamento de acuerdo con otras agencias europeas recomendó la restricción del uso de estas hormonas, porque si bien en el corto plazo los resultados son beneficiosos, a lo largo puede ocasionar contraindicaciones importantes, se ha descrito aumento del riesgo de Cáncer de mama y Endometrio (capa más interna del útero), infartos cardiacos, trombosis venosas, e infartos cerebrales. Además no se ha demostrado que sea eficaz la terapia de sustitución en la prevención de la osteoporosis.

VIDA EROTICA Y CLIMATERIO
La menopausia y el climaterio suponen sólo el final de la capacidad reproductiva, pero la vida erótica y sexual no termina con ellos. Son una etapa más de la vida que se puede disfrutar con plenitud, manteniendo una óptima salud sexual, gozando del sexo, del amor y la pasión. Muchas mujeres disfrutan más intensamente de su actividad sexual en este periodo porque pierden el miedo al embarazo y es fácil que la relación de pareja mejore, puesto que los cambios experimentados en el hombre modifican su ‘urgente impulso sexual’ e invierten más tiempo en realizar caricias a su pareja.
Esta fase se revela para muchas parejas heterosexuales como uno de los periodos más felices de la armonía sexual. Desvinculados del binomio sexo-procreación, pueden vivir las relaciones sexuales con más libertad que nunca: lo único que se persigue es el placer recíproco, expresar el cariño y el deseo que se siente por el otro.
La utilización de lubricantes vaginales ahora puede resultar muy útil y es un recurso que suele potenciar el juego erótico. No podemos olvidar que no sólo el coito es fuente de placer sexual. Además de los genitales, hay otras partes de nuestro cuerpo capaces de hacernos disfrutar y esto es más manifiesto según se van cumpliendo años.

DISMINUCIÓN DEL DESEO SEXUAL: ¿MITO O REALIDAD?

  • La disminución del deseo sexual afecta a casi la mitad de las mujeres mayores de 45 años.
  • La disfunción sexual es uno de los síntomas más frecuente durante el Climaterio.
  • Los cambios en el organismo producidos por la menopausia afectan la sexualidad de la mujer.

La disminución de los niveles hormonales asociados a la menopausia puede provocar cambios en el deseo y en el funcionamiento sexual de la mujer. En este periodo de la vida, las mujeres pueden notar mayor dificultad para excitarse o que son menos sensibles a las caricias, lo que puede resultar una disminución en su interés sexual.
Además de unos niveles de estrógenos más bajos, también puede existir una disminución en el suministro de sangre a la vagina, lo que puede afectar a la lubricación vaginal y por tanto dificultar las relaciones sexuales.
Sin embargo, es importante destacar que los bajos niveles de estrógenos no son los únicos culpables de la disminución del deseo sexual, hay muchos otros factores que pueden influir en el interés de la mujer en la actividad sexual durante la menopausia como depresión o ansiedad, el estrés, los problemas de salud o el uso de ciertos fármacos.
La falta de deseo sexual no afecta a todas las mujeres por igual durante la menopausia.
Algunas mujeres postmenopáusicas han aumentado su deseo sexual, posiblemente debido a una disminución de la ansiedad asociada al temor a un embarazo. Además, la reducción en tareas como la crianza de los niños, en ocasiones permite que la mujer pueda estar más relajada y pueda disfrutar más plenamente de su vida sexual.

Los tipos de disfunción sexual pueden ser:

  • Deseo sexual hipoactivo o ausente. Es muy común durante la menopausia, y se trata de una reducción considerable del deseo sexual. La mujer tiene escasos pensamientos acerca del sexo y trata de evitar tener contacto con su pareja.
  • Es la imposibilidad de llegar al orgasmo cuando antes si podía.
  • Dolor vaginal durante o después de la actividad sexual.
  • Se produce un espasmo involuntario y persistente, que afecta la penetraciónón.

TRATAMIENTO
El tratamiento debe enfocar todos los aspectos involucrados, tanto el médico como el sicológico

  • Médico: Tratamiento hormonal sustitutivo (estrógenos y andrógenos/progestágenos), evaluando los pros y contras de acuerdo a los estudios reciente que cuestionan dichos tratamientos. Ejercicios de Kegel (ejercicios que ayudan a fortalecer los músculos de la vagina para aumentar el placer). Estos también son usados para la incontinencia urinaria, y en nuestro quehacer especialmente recomendados en el parto y  post-parto.
  • Sicológico: Se sugiere apoyo por sicólogo o Coach que permita ayudar a la mujer en los casos de problemas con su pareja o cuando es ella misma la que tiene dificultad para aceptar el normal envejecimiento físico, problemas de autoestima, episodios de ansiedad, estrés, estados depresivos etc.

DD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *