Lactancia natural

Trabajo sobre: Ventajas de  lactancia natural

La lactancia natural es considerada por los profesionales de la salud la “alimentación ideal” del recién nacido. Usualmente se describe en textos, noticias, reportajes y revistas todas las ventajas de alimentarlos de esta manera versus la alimentación artificial o de fórmulas lácteas. Nosotras comprobamos día a día en nuestro trabajo todas estas ventajas, tanto para la madre como para el niño.Algunas características ya conocidas son: que la leche materna está naturalmente adecuada al desarrollo fisiológico del niño (calostro, leche); que nutricionalmente es lo más adecuado; que proporciona los anticuerpos necesarios, disminuye la aparición y gravedad de las enfermedades infecciosas y reduce los riesgos de alergia; y,  una de las cosas fundamentales, es que favorece el apego, esto es promover y mejorar la relación madre-hijo. Sumado a esto se han publicado nuevos estudios que avalan todo lo conocido, pero agregando variables que hasta ahora no se habían estudiado.

El siguiente estudio fue realizado en Brasil, por un lapso de 30 años y creemos que aporta una nueva arista muy interesante: “Esta es la primera evidencia de que la lactancia materna mejora el nivel de instrucción”. El trabajo fue publicado en la revista The Lancet Global Health, estudió a 3,493 bebés de distintos estratos socioeconómicos nacidos en 1982 y concluyó que quienes tomaron pecho durante 12 meses o más mostraron 30 años después un mejor coeficiente intelectual y un mejor nivel educativo, lo que a su vez se tradujo en mejores ingresos. “Nuestra investigación provee la primera evidencia de que la lactancia materna no solo aumenta la inteligencia –al menos hasta los 30 años– sino que también impacta a nivel individual y social, y mejora el nivel de instrucción y la posibilidad de generar dinero”, explicó Bernardo Lessa Horta, el líder la investigación de la Universidad Federal de Pelotas en Brasil. “Lo que hace que este estudio sea único es el hecho de que en la población que estudiamos amamantar no era más común entre las madres más educadas y con mejores ingresos, sino que se distribuía de manera similar entre las distintas clases sociales”, añade Horta.
Ahora bien, es importante señalar que aunque se tomaron en cuenta factores como el peso del bebé y la educación y edad de la madre, los autores advierten que se trata de un estudio inicial y que hay muchos otros aspectos que pudieron haber influenciado los resultados. Asimismo, otros expertos también han señalado que el estudio debe verse con cautela, debido a que el coeficiente intelectual puede ser medido de muchas maneras. En la misma revista científica, Erik Mortensen del departamento de salud pública de la Universidad de Copenhague, destacó que los hallazgos tienen importantes implicaciones científicas, “sin embargo, aún deben ser corroborados por estudios futuros que se enfoquen en los efectos a largo plazo asociados con la lactancia materna”.

Lo importante de todo esto, a nuestro entender, y más allá de resultados específicos, es remarcar la importancia de la lactancia natural, cuestión que se ve reforzada en la medida que ésta sigue siendo estudiada. La relevancia de que en nuestra sociedad se comprenda este proceso no sólo desde sus bondades nutricionales e inmunológicas, sino también aquellas que tienen que ver con el fortalecimiento del vínculo entre madre e hijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *