Sexualidad y vaginismo

¿QUÉ ES EL VAGINISMO?

El vaginismo es una constricción vaginal que causa incomodidad, ardor, dolor, problemas de penetración o completa inhabilidad para tener coito. La constricción es causada por contracciones involuntarias de los músculos del piso pélvico que rodean la vagina. La mujer no controla directamente o ‘desea’ que la constricción ocurra; es una respuesta pélvica involuntaria. Es posible que ella ni siquiera esté consciente que la respuesta muscular esté causando la constricción o problema de penetración.
En algunos casos, la constricción del vaginismo puede empezar a causar ardor, dolor o punzadas durante el coito y, en otros, puede que la penetración sea difícil o completamente imposible. El vaginismo es la principal causa de relaciones no consumadas. La constricción puede ser tan limitante que la abertura de la vagina se ‘cierra’ completamente y el hombre no puede insertar su pene. El dolor del vaginismo termina cuando cesa el intento de actividad sexual, y usualmente el coito debe ser interrumpido a causa del dolor o la molestia.
Es común encontrarse con parejas que presentan este problema que los conduce finalmente a sentimientos de enojo, culpa, frustración, rechazo y distanciamiento, sin que ninguno de los integrantes lo refiera como “problema”. Algunos estudios muestran que menos del 30% de los pacientes con síntomas de vaginismo se refiere a esta situación y lo considera un problema. Por lo tanto, su impacto es muy difícil de estimar, pero puede ocurrir en alrededor de 5% a 17% de las parejas.

va

Constricción Involuntaria del Vaginismo

En el diagrama de la izquierda, los efectos del vaginismo son ilustrados con la contracción de los músculos del piso pélvico y la resultante constricción de la vagina. En la derecha, el piso pélvico está relajado y el coito es posible sin dolor.

TIPOS DE VAGINISMO
Cuando una mujer nunca ha podido tener actividad sexual sin dolor debido esta contracción muscular, su padecimiento se conoce como vaginismo primario. Algunas mujeres con vaginismo primario no son capaces de usar tampones y/o completar exámenes pélvicos. Muchas parejas no pueden consumar su relación debido al vaginismo primario. Pero el vaginismo también puede ocurrir más tarde en la vida, incluso después de muchos años de coito placentero. Este tipo de condición, conocido como vaginismo secundario, es usualmente precipitado por un padecimiento médico, evento traumático, parto, cirugía o cambio de vida (menopausia).

va2

EJEMPLOS DE VAGINISMO
En el padecimiento del vaginismo, al acercarse un hombre a una mujer, su grupo muscular (sombreado oscuro) entra en espasmo y cierra apretadamente la entrada a la vagina, hacienda el coito imposiblemente doloroso o puede que la penetración tenga éxito pero resulte en ardor, molestia y dolor.

EL VAGINISMO ES TRATABLE
El vaginismo es altamente tratable y normalmente se logra una recuperación completa. El tratamiento exitoso no necesita de medicamentos, cirugía, hipnosis, ni alguna otra compleja técnica invasiva. Al seguir un programa directo, el coito libre de dolor y placentero es alcanzable para la mayoría de las parejas.

CAUSAS
El vaginismo es un problema sexual. Tiene varias causas posibles, que incluyen:

  • Un trauma o abuso sexual pasado
  • Factores psicológicos
  • Una respuesta que se desarrolla debido al dolor físico
  • Relaciones sexuales

En algunas ocasiones, no se puede encontrar ninguna causa.
Es importante diferenciar el vaginismo de otro dolor que puede ocurrir antes, durante o después de las relaciones sexuales, como las llamadas dispareunias. Existen numerosas causas de dispareunias tales como infecciones, la atrofia, malformaciones, falta de lubricación, problemas urinarios, intestinales y ginecológicos. El vaginismo puede ser un diagnóstico solapado entre varias causas que dificultan la ocurrencia de relaciones sexuales placenteras.

Las causas vaginismo no son bien conocidas, probablemente se trate de un problema multifactorial. El vaginismo primario está más relacionado con un mecanismo psicosomático asociada usualmente a una experiencia negativa. Independientemente de la causa, ella trabaja como un ciclo: el miedo al dolor, la ansiedad, la contracción y el dolor. Al ser multifactorial, es imposible centrarse sólo en causas psicológicas o sólo en lo orgánico.

SÍNTOMAS
La principal característica del vaginismo es una contracción involuntaria de los músculos de la pelvis durante el coito. Esto produce síntomas como:

  • Penetración vaginal difícil o dolorosa durante la relación sexual, hasta imposibilidad absoluta de penetración vaginal.
  • Dolor vaginal durante la relación sexual o un examen pélvico.
  • El manejo de la región con dificultad (masturbación o estimulación manual).
  • Baja autoestima
  • Ansiedad

Las mujeres con vaginismo suelen tornarse ansiosas ante las relaciones sexuales. Esto no quiere decir que no puedan excitarse sexualmente. Muchas mujeres con este problema pueden tener orgasmos cuando se estimula el clítoris.

PRUEBAS Y EXAMENES
Un examen pélvico puede confirmar el diagnóstico, si la causa fuera anatómica. Es necesario realizar una historia clínica y un examen físico completo para buscar otras causas de dolor con la relación sexual (dispareunia).
El diagnóstico de vaginismo es hecho por la historia del paciente, examen clínico y pruebas de imagen, si es necesario, para descartar algún problema orgánico.

FACTORES DE RIESGO
La respuesta sexual psicofisiológica de las mujeres depende de muchas causas como el “normal” desarrollo de su sexualidad, la educación, los tabúes, las religiones, la personalidad, historias de abuso, la falta de conocimiento sexual, cultural, etc. La falta de actitud positiva hacia el placer sexual es también un factor importante.

TRATAMIENTO
El tratamiento debe ser idealmente realizado por un equipo de profesionales, dependiendo de la disposición, afección y características del paciente. Hay pacientes que no desean tratar este tema con un médico o especialista de sexo masculino por la vergüenza que les ocasiona el tema y prefieren verlo con una terapeuta, pero es importante considerar que puede ser muy necesario recurrir a otras especialidades cuando la paciente esté más dispuesta y abierta al tema.
Un equipo de atención médica compuesto por un ginecólogo, un terapeuta físico y un asesor sexual podrían ser los profesionales más idóneos para  ayudar con el tratamiento, además de un sicólogo y/o coach.
El tratamiento consiste en una combinación de terapia física, educación, asesoría y ejercicios tales como contracción y relajación de los músculos del piso pélvico (ejercicios de Kegel).
Se recomiendan ejercicios de dilatación vaginal mediante dilatadores plásticos. Este método ayuda a hacer a la persona menos sensible a la penetración vaginal. Estos ejercicios deben hacerse bajo la dirección de un sexólogo, un terapeuta físico u otro proveedor de atención médica. Algunos trabajos incluyen anestesia gel y bótox para ayudar a relajar los músculos. La terapia debe involucrar a la pareja y poco a poco puede llevar a un contacto más íntimo. Con el tiempo, probablemente la relación sexual sea posible. Es fundamental no olvidar que las medidas a tomar deben ser siempre bien recibidas, conocidas y toleradas por la paciente.
En el caso de causas orgánicas, la afección debe ser tratada (asociados a enfermedades que causan dolor e infección), y hormonas en caso de atrofia.
Después de la eliminación y el tratamiento de las causas orgánicas es importante proporcionar apoyo emocional, orientar al paciente a conocer su propio cuerpo, para evaluar la necesidad de un tratamiento mediante psicoterapia, fisioterapia del suelo pélvico, la terapia cognitivo-conductual, biofeedback, centrándose en los componentes como dolor, ansiedad, miedo etc.
La cirugía puede ayudar a problemas anatómicos correctos, pero en el vaginismo ya están excluidas estas enfermedades.
Para evitar complicaciones derivadas de pacientes con vaginismo siempre deben tratar de aprender más del tema, tener más autoestima y seguridad y, de ser necesario, buscar ayuda y mantenimiento de apoyo médico y psicológico.

EXPECTATIVAS (PRONÓSTICO)
Las mujeres que reciben tratamiento de un especialista en terapia sexual muy a menudo pueden superar este problema.

COMPLICACIONES
La principal complicación de la falta de tratamiento para el vaginismo es la pérdida de oportunidades de desarrollo psicológico de las mujeres y parejas. Son esos momentos difíciles de la vida que hay que cruzar, dejando de lado la comodidad y seguridad de un pseudo dolor ya conocido y enfrentarse a una parte desconocida, oculta.

PREVENCIÓN
El “cuerpo” sexual más importante es el cerebro. El desarrollo de la sexualidad y cómo se digiere y se absorbe es diferente para cada persona. Lo ideal sería que la persona sepa mejor, tanto desde un punto de vista psicológico, como desde el anatómico y fisiológico. Es importante evaluar la necesidad de cualquier intervención en el desarrollo de actitudes negativas hacia la sexualidad. Toda persona tiene diferentes necesidades en las fases de sexualidad, desde que es feto hasta la muerte y esto debe desarrollarse de la manera más natural y saludable posible.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *