Uso de Tiomersal en vacunas

¿MERCURIO EN LAS VACUNAS-MITOS Y VERDADES?

Las vacunas en su preparación necesitan ser conservadas en las mejores condiciones de esterilización posibles, esto significa que como muchas de ellas son de “virus atenuado”, es decir el mismo virus al que vamos a combatir, pero en dosis inocuas o incapaces de producir la enfermedad, sino solo con el objeto de conseguir que nuestro cuerpo genere defensas o anticuerpos de manera que al volver a establecer contacto con el virus, seamos capaces de defendernos en forma eficiente, sin hacer la enfermedad, de este modo evitamos las complicaciones, que son finalmente lo importante de los programas de vacunación, ya que estas son las que nos conducen a cuadros graves y en algunos casos a la muerte, como son niños pequeños o personas en estado de estado inmunológico deficitario.

TIOMERSAL
Una de las formas de conservación de las vacunas es con el compuesto denominado Tiomersal, este contiene Etilmercurio, que se utiliza para evitar el crecimiento de Hongos y Bacterias en algunas vacunas, que se suministran en multidosis, y ayuda a mantener la esterilidad de la cadena de producción. Este compuesto se utiliza para estos fines desde los años 30 y corresponde a una proporción del 0.1% de la exposición total de los seres humanos al mercurio.

Este compuesto solo se utiliza en administraciones de multidosis porque necesitan menos espacio de almacenamiento en la cadena de frío y porque generan menos desechos, dos factores que tienen importantes repercusiones en los costos de los programas. Este es otro de los argumentos de quienes rechazan las vacunas argumentando que es un  tema “político”, ya que si las vacunas solo fueran una dosis no necesitarían este tipo de compuestos. En muchos países es obligatorio el uso de este producto para multidosis, por las razones expuestas.

Las vacunas con tiomersal se utilizan mucho en todo el mundo. Varios productos que contienen tiomersal han sido precalificados por la OMS (es decir, han sido examinados por la OMS, que ha considerado que cumplen las normas internacionales de garantía de la calidad, seguridad y eficacia) y son suministrados por los organismos de adquisición de las Naciones Unidas. En 2010, el UNICEF y el Fondo Rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud suministraron 325 millones de dosis de vacunas con tiomersal para las actividades de inmunización sistemática y de respuesta a los brotes de enfermedades infecciosas tales como la gripe o la meningitis epidémica.

EFECTOS DEL MERCURIO EN LA SALUD HUMANA

El mercurio es un elemento que está presente de forma natural en el aire, el agua y los suelos.
La exposición al mercurio (incluso a pequeñas cantidades) puede causar graves problemas de salud, y es peligrosa para el desarrollo intrauterino y en las primeras etapas de vida.
El mercurio puede ser tóxico para los sistemas nervioso e inmunitario, el aparato digestivo, la piel y los pulmones riñones y ojos.
Para la OMS, el mercurio es uno de los diez productos o grupos de productos químicos que plantean especiales problemas de salud pública.
La principal vía de exposición humana es el consumo de pescado y marisco contaminados con metilmercurio, compuesto orgánico presente en esos alimentos. Esta es una de las importantes razones para restringir estos alimentos durante el embarazo, y lactancia

VACUNAS QUE CONTIENEN TIOMERSAL
Difteria
Tetanos
Tos Ferina
Hepatiotis B
Rabia
Gripe
Haemophilus Influenzae tipo B
Meningococo
Las dosis de este compuesto varían y en algunas las dosis son ínfimas ya que solo se ha utilizado como inhibidor y no en el producto final como conservante.

VACUNAS QUE NO CONTIENEN TIOMERSAL
Las vacunas vivas como:
Antipoliomelítica oral
Fiebre amarilla
Sarampión
Parotiditis
Rubeola

va

RIESGO REAL PARA LA POBLACIÓN
La OMS ha examinado durante más de 10 años los datos científicos acerca del uso del tiomersal y ha concluido que no hay pruebas de que la cantidad del compuesto presente en las vacunas suponga un riesgo para la salud, en el reino Unido y la Agencia Europea de medicamentos han llegado a la misma conclusión.
Sin embargo en EEUU se adoptó una actitud cautelosa con su uso en 1999, ya que  hubo estudios que planteaban que el total de Tiomersal usado en el calendario de vacunación de un niño superaba los límites recomendados
Sin embargo, el tiomersal no contiene metilmercurio, sino etilmercurio, y estos dos compuestos son muy diferentes. Estudios posteriores han demostrado que la retirada de las vacunas con tiomersal no había tenido ningún efecto en trastornos como el autismo, que algunos habían relacionado con el uso de dichas vacunas.
Las reuniones consultivas de expertos y los datos presentados por los organismos encargados de la revisión de las vacunas (GACVS), indican que las características farmacocinéticas del etilmercurio son considerablemente diferentes de las del metilmercurio. En particular, la semivida del etilmercurio es bastante más breve que la del metilmercurio, lo que hace que la exposición al etilmercurio en la sangre sea por menor tiempo y evita su acumulación cuando las vacunas se administran con un intervalo mínimo de cuatro semanas entre ellas. Además, el etilmercurio tiene una excreción intestinal activa que evita que se acumule en el organismo, al contrario de lo que ocurre con el metilmercurio. Esta eliminación rápida del etilmercurio se ha confirmado en todos los estudios, incluidos aquellos en los que se han examinado lactantes de bajo peso al nacer.
Teniendo en cuenta esos datos, el GACVS considera que los estudios farmacocinéticos y sobre el desarrollo que se han llevado a cabo no confirman la existencia de problemas de seguridad relacionados con el tiomersal presente en las vacunas, por lo tanto no se considera necesario modificar los Programas de Vacunación existentes hasta hoy.
El uso de viales multidosis es la forma más eficiente y costoefectiva de proteger a las poblaciones cuando hay que vacunar a un gran número de personas en poco tiempo, como ocurre en situaciones epidémicas o pandémicas.
La sustitución del tiomersal en las vacunas necesitaría la aprobación de los organismos de reglamentación. No hay garantías de que después de sustituir el tiomersal como inactivador o de eliminarlo o sustituirlo como conservante se obtuvieran vacunas con la misma calidad, seguridad y eficacia que los productos aprobados existentes. Ello haría necesaria una nueva solicitud de aprobación, con los consiguientes estudios preclínicos, clínicos y de validación de la fabricación. Ese proceso es largo y caro, y podría aumentar el costo de la vacuna o interrumpir su suministro mundial, aumentando así la morbilidad y mortalidad de las enfermedades prevenibles mediante la vacunación.
En cualquier caso, el mensaje es claro: contraer la enfermedad es más peligroso que la reacción a una vacuna.
Un reciente brote de sarampión con epicentro en el parque Disneyland en California y que ha afectado a al menos 70 personas de cuatro estados, ha vuelto a reavivar el debate sobre defensores y detractores de la inmunización: en su mayoría, los infectados por el virus no habían sido vacunados.
Desde 2014, en California se obliga a los padres que quieran privar a sus hijos de las vacunas a que reciban asesoramiento de un doctor que les explique las consecuencias de su decisión, una medida que ha servido para reducir, según datos de Los Angeles Times, el número de objetores.
En EE.UU. se creó en 1988 el Programa de Compensación de Lesiones Causadas por Vacunas (VICP) con el fin de limitar las millonarias demandas contra farmacéuticas en los tribunales ordinarios por complicaciones que podrían derivarse de las vacunas, lo que podría repercutir en el precio de éstas y perjudicar al sistema sanitario.

REF: MINSAL (Ministerio de Salud Chile)
OMS 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *