Alergia a la Proteína de la leche

ALERGIA A LA PROTEINA DE LA LECHE
ALERGIAS ALIMENTARIAS: QUÉ SON?

Las alergias alimentarias son un conjunto de enfermedades en las que los síntomas se producen por la respuesta inmunológica del organismo frente a un alérgeno presente en algún alimento. Ocurren en alrededor del 2 a 6% de los niños y se ha visto internacionalmente que es una cifra va en aumento.
La alergia a la proteína de leche de vaca (APLV), incluida en esta cifra, se presenta en alrededor de 2 a 4 % de los menores de 3 años de edad. Otros alérgenos alimentarios frecuentes en niños son huevo, soya, maní, nueces, trigo, pescados y mariscos.
Los niños afectados presentan una reacción inmune en la cual el organismo desconoce esta proteína ajena y comienza a atacarla generando una respuesta inflamatoria exagerada que produce los síntomas.

SINTOMATOLOGÍA

Algunas de las variadas manifestaciones clínicas que puede producir la alergia a la proteína de leche de vaca (APLV) en el lactante de algunos meses, edad más frecuente de aparición, son: irritabilidad, llanto, aumento del reflujo gastroesofágico, diarrea o constipación, heridas en torno al ano, irritación o sequedad de la piel, sangramiento digestivo, o síntomas respiratorios como la obstrucción bronquial. En el recién nacido puede llegar a producir grados más severos de inflamación intestinal provocando un cuadro de enterocolitis que se manifiesta por un abdomen distendido y hemorragia digestiva a veces significativa.

DIAGNÓSTICO-PREVENCIÓN

Aunque no existe un examen diagnóstico preciso, diversos estudios logran orientar hacia el mismo, y en definitiva, la implementación de dietas libres de proteína de leche de vaca permite comprobarlo al controlar los síntomas. Existen hoy en día fórmulas lácteas especiales para este tipo de situaciones de diversa complejidad en su elaboración según la intensidad de alergia que se deba tratar.

FACTORES DE RIESGO

Los factores de riesgo principales para desarrollar alergias a alimentos son la historia familiar de atopia (herencia de reacciones alérgicas de frecuencia anormalmente elevada) y enfermedades alérgicas, particularmente dermatitis atópica.
Según la descripción de los médicos chilenos, esta afección se ha presentado en Chile con mayor fuerza en la última década.
Se ha asociado frecuentemente a la incorporación de fórmulas lácteas en base a leche de vaca, durante la lactancia como complemento o en ausencia de leche materna, sin embargo también se ha observado en madres consumidoras de leche que logran traspasar antígenos a través de la leche materna.

POR QUÉ SE PRODUCE?

Los lactantes tienen en su organismo barreras anatómicas y funcionales, como acidez gástrica y enzimas intestinales, además de barreras inmunológicas que al encontrarse inmaduras, al momento del desarrollo, permiten el paso de antígenos alimentarios al torrente sanguíneo, provocando la intolerancia descrita. La lactancia con leche materna exclusiva contribuye al mecanismo adaptativo inmunológico intestinal, favoreciendo el desarrollo de microflora, además de presencia de inmunoglobulina local. Por el contrario la adición de fórmulas lácteas favorecen la aparición de esta alergia.

TRATAMIENTO

El tratamiento de la APLV se basa en la evitación estricta de PLV en pacientes afectados. Se deben revisar los rótulos de todos los alimentos y medicamentos que se da al niño o niña para asegurarse que no contenga PLV. La leche en alimentos puede estar denominada de diversas maneras como: leche, suero de leche, sólidos de leche, caseina, caseinato, lactoalbumina, lactoglobulina, proteína láctea.
Los alimentos y medicamentos que se administran al infante que contengan lactosa o ácido láctico no necesariamente contienen PLV y generalmente pueden ser utilizados en niños con APLV.
Si la madre se encuentra con lactancia materna exclusiva se le recomienda mantener lactancia con dieta de exclusión de lácteos. A los 6 meses de vida se indicará alimentación complementaria con exclusión de todos los derivados lácteos. En las formas severas que no respondan a la suspensión de PLV, se considerará suspender otros alérgenos que prevalezcan en la dieta materna (ejemplo: carne de vacuno, soya, maní, nueces y mariscos).
En el caso de destete o niños alimentados con fórmula, se debe utilizar una fórmula láctea extensamente hidrolizada, al cual responde aproximadamente el 90% de niños con APLV. La madre con dieta de eliminación de PLV prolongada y el niño con alimentación restringida deben recibir asesoría nutricional. La madre que se encuentre con dieta sin PLV debe recibir suplementación con calcio. En el niño con APLV se puede considerar suplementación adicional con calcio según evaluación nutricional. La dieta debe ser libre de proteína láctea al menos hasta los 12 meses de edad y al menos durante 6 meses después de realizado el diagnóstico, y podrá prolongarse según la evolución del paciente.
Las leches no modificadas de soya, arroz o almendras generalmente no se recomiendan para niños menores de un año ya que no cubren apropiadamente los requerimientos nutricionales. Se han reportado reacciones alérgicas a soya en un 10-30% de los lactantes menores de un año con APLV.

PRONÓSTICO

La APLV tiene un gran impacto médico, social y económico en el paciente afectado y su familia. Las formas graves de APLV, así como de otras alergias alimentarias, pueden causar morbilidad asociada importante e incluso amenazar la vida del paciente, particularmente en formas inmediatas. Debido a que el tratamiento en la mayoría de los casos considera la evitación estricta de proteína de leche de vaca, esta enfermedad tiene una carga económica debido al alto costo de fórmulas alternativas que se requieren para alimentar al niño afectado cuando este no puede recibir lactancia materna.
Una guía clínica de diagnóstico y tratamiento de APLV es esencial, sin la cual es frecuente el sobre y subdiagnóstico de esta enfermedad. La identificación correcta y tratamiento apropiado de APLV en un niño va a permitir un crecimiento y desarrollo saludable. Por otra parte, una dieta restringida en PLV que no tiene indicación o la prolongación de esta cuando el niño puede ya haber desarrollado tolerancia, puede afectar el crecimiento y calidad de vida, además de representar un costo económico innecesario.
El pronóstico de mediano y largo plazo de los pacientes es favorable dado que en la mayoría de los casos esta enfermedad se resuelve durante los primeros años de vida

novaca

 

APLV: Alergia a proteína de leche de vaca
PLV: Proteína de leche de vaca
Departamento de Pediatría y Neonatología de CLC Dr. Stefan Hosiasson Saavedra.
MINSAL, Ministerio de Salud, Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *