EDEMAS EN EL EMBARAZO

EDEMAS EN EL EMBARAZO

Esta es una de las afecciones más frecuentes y molestas en el embarazo, en general se presenta o se acentúa en el tercer trimestre.

Se denomina edema a la retención y acumulación de líquido en los tejidos provocada por una serie de factores como cambios en las características de la sangre, aumento del tamaño y volumen del útero, que presiona las venas de la pelvis retardando la circulación de la sangre, especialmente la que circula en contra la fuerza de gravedad, esto es desde los pies y en dirección al corazón.

Con el retardo de la velocidad de circulación de la sangre (en especial de la vena cava, ubicada en el costado derecho del organismo), se produce una retención del fluido que provoca finalmente la hinchazón de piernas, pies y tobillos. Suele producirse también en manos y rostro, pero con bastante menos frecuencia y hacia el final del día. La presión sobre la vena cava se puede apreciar también cuando la embarazada se recuesta de espaldas y rápidamente se marea o fatiga, por lo que debe cambiar de posición para sentirse aliviada.

RECOMENDACIONES:

Si bien es cierto no siempre se puede evitar el edema, existen algunas recomendaciones que pueden contribuir a disminuir las molestias:

  • No colocar los pies en el suelo, cuando esté sentada es bueno apoyarlos en una banqueta, cojines o almohadas y estando acostada descansar con los pies en alto.
  • Si se está en cama, colocarse siempre recostada sobre el lado izquierdo para evitar mayor presión sobre la vena cava que se encuentra al lado derecho.
  • Al sentarse, no cruzar piernas
  • Cambiar de posición cuando se esté mucho rato sentada, o de pie, estirar las piernas y realizar pequeños ejercicios con movimientos rotatorios de tobillos, mover los dedos de los pies, pararse en punta de pies y luego bajar, repetir varias veces estirando la pantorrilla.
  • Idealmente practicar actividad física en forma regular. Si no se realiza en forma habitual realizar pequeñas caminatas, ojalá diariamente.
  • Utilizar zapatos cómodos, no demasiado ajustados ni totalmente planos, se recomienda utilizar un pequeño taco, no superior a 4-5 cm.
  • La ropa utilizada debe ser cómoda y holgada, evitar prendas demasiado ajustada que impida una adecuada circulación de la sangre.
  • No usar pantalones o medias que tengan puños o elásticos, en tobillos o piernas.
  • Aumentar la ingesta de agua, de manera de eliminar el líquido retenido.
  • Evitar el exceso de sal, idealmente solo agregar el mínimo al consumir los alimentos.
  • Se pueden realizar suaves masajes y/o drenaje linfático, este último debe ser autorizado por médico o matrona tratante.

Si bien es cierto esta molestia habitual del embarazo es muy incómoda para la mujer, en general no reviste mayor gravedad y pudiera mejorar con algunas de estas recomendaciones. Sin embargo hay algunos casos en que podría constituir un síntoma más de un cuadro bastante serio del embarazo, denominado Pre-eclampsia, por lo tanto frente a la nula respuesta del organismo a las recomendaciones descritas, y más aún si hay agravamiento de los síntomas como hinchazón de párpados, manos, pies, tobillos, con visión borrosa y/o cefalea se debe consultar de inmediato al médico.

edemas en el embarazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *