¿ES HOY UN PROBLEMA SER RH (-) Y ESTAR EMBARAZADA?

¿ES HOY UN PROBLEMA SER RH (-) Y ESTAR EMBARAZADA?

 

Todas las personas nacen con un grupo de sangre determinado, Rh(+) o Rh(-), siendo este último un porcentaje bastante menor . Se considera que el 85% de los caucásicos son Rh(+), siendo aún mayor en otras razas.

Cuando se produce un embarazo en una pareja en que ambos padres son Rh(-), no hay ningún problema, sin embargo si la mujer es Rh(-) y el padre Rh(+), entonces puede ocurrir que el feto herede la sangre del padre, originándose así una incompatibilidad entre la madre y el feto

 

QUE ES LA INCOMPATIBILIDAD SANGUINEA

Esto ocurre cuando la madre es Rh(-) y el feto Rh(+). El riesgo es que parte de la sangre del feto pase al torrente sanguíneo (antígeno D), esto activa la respuesta inmune de la madre (sensibilización). Si los anticuerpos se desarrollaran el riesgo es para el próximo hijo positivo que pudiera engendrar, pues los anticuerpos pasarían a través de la placenta, destruyendo los glóbulos rojos del feto (hemólisis), provocando así desde una anemia leve hasta una severa. Por esto es tan importante la administración a la madre de la Inyección de Inmunoglobulina anti Rh, que destruye las células Rh positivas del feto que entraron a la madre, antes de que ella genere anticuerpos.

Se ha estudiado que alrededor de un 2% de los casos la sensibilización se produce antes del parto, y también en casos de embarazo ectópico (embarazo fuera del útero), una transfusión con sangre positiva o una Amniocentesis (punción intrauterina).

 

CONTROL DE EMBARAZO

Es fundamental solicitar a la embarazada el examen de sangre para realizar el diagnóstico oportuno, y en caso de resultar ser Rh (-) se debe solicitar el examen al padre. Si el padre resulta ser Rh(+), se deberán realizar exámenes para verificar si hay anticuerpos presentes. Si los hay y en algún momento la tipificación es alta, se realizará una amniocentesis para determinar el grado de anemia del feto.

Durante el control prenatal, el médico tomará todas las medidas necesarias para prevenir que la madre desarrolle anticuerpos en respuesta al tipo de sangre Rh positivo del feto. Puede realizar Ecografías para la vigilancia adecuada del feto buscando signos de anemia.

Si hay presencia de anticuerpos y anemia en el feto, se puede realizar una transfusión de sangre al feto con el factor Rh negativo, para evitar el daño de los anticuerpos, a través del cordón umbilical, pudiendo comenzar a partir de las 18 semanas, mientras el feto se encuentra en el útero. Por lo riesgos implícitos en este procedimiento es que se evita realizarla, y algunos médicos prefieren inducir un parto prematuro, y así realizar la transfusión después de que nazca el recién nacido.

Hoy durante el control prenatal se administra en forma intramuscular, a todas las madres Rh (-), una Inmunoglobulina anti Rh, de nombre Rhogam, que elimina los glóbulos rojos fetales Rh (+) del torrente sanguíneo, antes de que su cuerpo reaccione produciendo anticuerpos. Esto se realiza en la semana 28 del embarazo, pudiendo repetir la dosis si se hubiera producido un sangrado o una Amniocentesis, evitando que los glóbulos rojos fetales se mezclen con la circulación materna.

rh

TRATAMIENTO

Si un recién nacido nace con el factor Rh(+), siendo su madre Rh(-), se administrará a la madre un Rhogam (Inmunoglobulina anti Rh), antes de las 72 horas postparto, de manera de evitar que su cuerpo desarrolle en el futuro anticuerpos, que pudieran causar daños en un posterior parto.

Hoy es muy rara la enfermedad de Incompatibilidad por Rh, los controles de embarazo que prácticamente llegan a toda la población, han hecho que la prevención haya logrado prácticamente erradicarla de nuestro País

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *