SEGURIDAD EN AUTOMOVILES

Llego a mi consulta una paciente puérpera de 3 meses, referida por un amigo pediatra, con muchas angustias y dudas sobre la crianza de su hijo. Sin ahondar en la toda la problemática que la obligó a consultar hay un par de cosas que quiero comentarles por cuanto me parece que pueden ser de gran importancia para todas las mamás que muchas veces por información equivocada o por referencia de personas cercanas subestiman los riesgos de algunas conductas, pudiendo incurrir en algún comportamiento que sea una amenaza a sus niños, los cuales paradójicamente siempre están intentando proteger.

Las referencias de la paciente se podrían resumir como un excesivo celo en los cuidados del bebé no cediendo ninguna de las atenciones ni siquiera a su pareja, es decir muda, alimentación, abrigo solo lo realiza ella, por temor a lo que pueda ocurrir. Lo que me pareció mas relevante y les quiero compartir es que durante el traslado en automóviles ella lo carga en brazos, por temor a algún accidente. Como se ha difundido en variados artículos está demostrado que el menor riego de los menores es en sillas especialmente diseñadas, sin embargo, como un apoyo a esto les adjunto lo que recomiendan todas las organizaciones de salud, en relación a este tema, espero que se aclaren algunos conceptos que pudieran aún estar en duda. Un abrazo¡¡¡

Cotty

Seguridad de niños en automóviles

Posturas del niño:Durante la primera etapa o primeros meses del bebé, este debe viajar con su silla mirando hacia la parte posterior del auto, y la inclinación de esta debe ser intermedia. Esto quiere decir que el bebé no debe quedar ni muy erguido ni demasiado acostado de manera de asegurar la mejor postura para su cabeza. Hoy existen sillas que llevan una cinta con velcro de manera de ajustar la frente del menor y evitar el movimiento “del latigazo” frente a la utilización brusca o de emergencia del freno del automóvil

La cabeza de los bebés, mucho más pesada que el resto del cuerpo, fuerza al mismo a una colocación en la que pueden sobrevenir problemas para respirar. Si el cuerpo del bebé se flexiona o dobla al colocarlo en el sistema de retención infantil es síntoma de que la posición del sistema no es la correcta

Aun cuando la postura del bebe sea la mas adecuada no se recomienda viajes largos o permanencia de los niños pequeños en las sillas por mas de una hora, y como máximo hora y media

La recomendación de pediatras y especialistas en sillas se basa en estudios realizados principalmente en EEUU. En uno de ellos publicado en  Pediatrics el año 2001 (publicación dependiente de la Academia de Pediatría) se observaba como la saturación de oxígeno de los bebés sentados en una sillita homologada descendía del del 97% al 94% de promedio en una hora. La muestra consistía en 50 bebés recién nacidos y 50 prematuros de 36 semanas. En cuatro de los primeros, se observó que los niveles descendieron por debajo del 90% durante 20 minutos y, en los prematuros, un 12% sufrieron apneas o bradicardias (ausencia o disminución de frecuencia cardiaca)

Numerosos estudios posteriores se han encargado de confirmar estos resultados.  La respiración de los bebés se ve alterada durante el tiempo que pasa en la sillita infantil. Por esta razón no se considera adecuado que los bebes duerman en sillas especialmente diseñadas para automóviles.

Como cualquier viaje en automóvil y a cualquier edad debemos poner atención a la seguridad dentro del mismo. Los cinturones deben estar en buenas condiciones y bien regulados. En el caso de un niño pequeño que aun no sujeta su cabeza, sus hombros deben estar sujetos de manera que estén pegados a la silla. En viajes largos se recomienda parar para cambiar de posición y acostarlo algunos minutos, o aprovechar la instancia para alimentarlo, ya que tampoco es recomendable alimentarlo en su silla, en que la posición no es la optima y menos si el coche está en movimiento.

Ropa de los niños: Normalmente en invierno, abrigamos a nuestros hijos incluso mas de lo que hacemos con nosotros mismos, y esta precaución válida para transitar al aire libre, no lo es tanto para trasladarnos en automóvil. El abrigo del niño puede representar un serio riesgo de vida en caso de accidente, por cuanto este representa una barrera ficticia entre el niño y el cinturón de seguridad. Al apretar el arnés no queda todo lo cercano al cuerpo que debiera ser para constituirse en un verdadero sostén al momento de un probable impacto. Queda suficiente espacio para que el niño salga despedido si hay un accidente, comprobado en pruebas de simulación, donde se demuestra que a solo 50 km por hora es suficiente para que se produzca la eyección del niño.:

Niño que sale despedido del coche con el abrigo puesto

Temperatura dentro de los automóviles: En el interior de un auto estacionado la temperatura puede aumentar 10 grados centígrados en solo 10 minutos, y cuando la temperatura del cuerpo supera los 40º hay un riesgo real de falla orgánica especialmente en niños, Por su condición son especialmente vulnerables ya que sus cuerpos se calientan entre tres y cinco veces más rápido que los de un adulto, esto debido a que la reserva agua en su cuerpo es menor. 

La sintomatología de un niño con hipertermia son fiebre, piel muy caliente, vómitos, decaimiento, respiración agitada, sed muy intensa o bajo nivel de conciencia.

Los fallecimientos registrados se han producido incluso cuando la temperatura exterior no superaba los 23 grados centígrados.

El aire acondicionado es una buena opción para mantener una temperatura adecuada, entre 21 y 23 grados, se debe ventilar previamente bajando las ventanillas y luego se puede activar el aire con moderación ya que si es muy fuerte puede resecar las mucosas e irritar el sistema respiratorio. El aire se debe dirigir al espacio teniendo cuidado de que no le llegue directamente al niño.

Hay algunos consejos de expertos en seguridad para evitar que los niños queden “olvidados” en el interior de un auto, como ha ocurrido en varios casos conocidos:

 Dejar un juguete del niño en la silla infantil cuando este desocupado y en el asiento de copiloto cuando el niño esté sentado.

Ubicar la silla en el asiento trasero, detrás del pasajero y no detrás del conductor.

Revisar los asientos delanteros y traseros al cerrar el auto.

Utilice recordatorios caseros a la vista en el auto.

Dejar la chaqueta o lo que transportamos al lado del niño

Fuente: Kids Safe Worldwide

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *